Translate

lunes, 1 de octubre de 2012

29-S

Habíamos estado en Neptuno hasta las diez y media de la noche. Cuando abandonamos la plaza, todo estaba en calma. Aún quedaba gente; el bulle bulle de la multitud nos llegaba amortiguado por la distancia salpicado por los silbidos al helicóptero que sobrevolaba la zona de vez en cuando. La cafetería del Hotel Museo del Prado, en la misma plaza, permanecía abierta igual que, desde su terraza, en la tarde los turistas merendaban tranquilos sacando alguna que otra foto cuando arreciaban las consignas. En el Paseo del Prado, junto a la cafetería del Sr. Casillas, una pareja con una niña de unos cuatro años miraban un montoncito de cuentos frete al muro de 15 furgones. Por el lado del museo subía algún grupo de jóvenes con sudadera, capucha y ganas de montar gresca.

Decidimos picar algo y subimos por Lope de Vega hacia Huertas. Un vinito, una charla y unos boquerones más tarde buscamos la espuela. Al llegar a León un compañero nos detuvo. "Cuidado que vienen". Me asomé a León y desde Infante vi girar un furgón. Alguien me advirtió, un periodista, "cuidado con la cámara" las confiscan. Pasó el furgón rumbo a Atocha. Detrás, en grupo compacto, 8 figuras negras tras de sus escudos, avanzaban mirándonos amenazantes. Otro grupo de 4 vigilaba la retaguardia. Detrás de ellos 25 o 30 personas pedían la libertad de los detenidos. Minutos antes, habíamos recorrido una Huertas en total calma y era difícil suponer que a escasos 300 metros hubo una manifestación a la vista de la normalidad de las copas. Me dijeron que estaban asaltando los bares. ¿Los bares? Pero si es la peña de finde la que está en ellos; con su perfume, su gin-tonic, sus tacones...

Pensé en lo aberrante que resultaba contemplar el paso de aquellas botas de asalto sobre los versos de Lope, de Becquer, de León Felipe, la prosa de Cervantes, peinando el Barrio de las Letras calle a calle, entrando en los bares y aterrorizando y sacando a palos a gentes tranquilas. ¿Es que hemos vuelto al siglo XII? No patrullan las calles para que estén tranquilas y seguras frente al enemigo, invaden, ocupan el espacio pacífico. Destilan violencia y la derraman a su paso, tensando la paz de la noche y acallando las tertulias.

Desde las seis de la tarde hasta las diez y media de la noche, 60.000 personas -según BBC-  llenaron la Plaza de Neptuno. Había indignación, no violencia. Hasta esa hora se consiguió alejar a los provocadores de las vallas. A las once y media la gente paseaba tranquila por el Paseo del Prado con destino a Atocha delante de los cascos de los antidisturbios. Todo en paz.

Parece que a alguien se le inflan las narices en un momento determinado y ordena que acabe la tranquilidad. Por hache o por be, hay una consigna que dice que siempre tiene que haber detenidos. Los violentos son fácilmente reconocibles, sudaderas, encapuchados, zapatillas de deporte y mala catadura, pero detienen a un hombre de 72 años, a una mujer de 50, a... A gente normal, para que la gente normal tenga miedo.

Mientras escribo esto, desde la Clásica de RNE me están obsequiando con el bonito pasodoble de La Bandera: "Banderita tu eres roja", que cantaban los soldados en la guerra de África, como subraya el locutor. Y pienso en aquello que conozco sobre la represión, pienso en que se han cargado la Cultura, un recorte de un 60% en cuatro meses, que se han cargado el Bachillerato del Arte, que han subido el IVA del material escolar un 17%, que continúan desviando fondos de la Enseñanza pública a las escuelas del OPUS, incluso a los que segregan por sexos, que es algo anticonstitucional... Y anteanoche las botas pisoteaban el derecho a la paz, vengándose de un camarero que les hizo frente en la puerta de un café para que no entrasen y hubiese una masacre. Y recordé a Lorca:

Tienen, por eso no lloran,
de plomo las calaveras.
Con el alma de charol
vienen por la carretera.
Jorobados y nocturnos,
por donde animan ordenan
silencios de goma oscura
y miedos de fina arena.
Pasan, si quieren pasar,
y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas.

El artículo 104 de la Constitución española dice que:

"Las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, bajo la dependencia del Gobierno, tendrán como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana."

¿Cuando se darán cuenta que están siendo utilizados en contra de la Constitución que juraron defender? ¿Cuando se darán cuenta de la aberración que supone el recorrer las calles intentando aterrorizar a la población civil? ¿Cuando se dará realmente cuenta de ello? ¿Serán capaces de sentir el asco que siento cuando le contemplo tras sus escudos? Las armas listas contra un enemigo que pretende que se unan a pesar de los pesares... ¿Serán capaces alguna vez, como los alemanes, de no dejarse en el cuartel su condición de ser humano? ¿Habrá pensado alguno que esta condición es parte fundamental de su uniforme?

"Violencia legal"... Pero ¿desde cuando es legal la violencia? Según el María Moliner terrorista es aquel que comete actos violentos con fines políticos. Cuando se alteran mediante provocadores coordinados las concentraciones pacíficas de protesta ciudadana se está buscando crear las condiciones para emplear la violencia contra los concentrados. Esa violencia solo persigue infundir el terror entre los más débiles de ellos. Es pues este un acto terrorista en su más puro sentido; venga de donde venga. Terrorismo de Estado. Por eso quizá haya llegado la hora de plantearse reunir toda la documentación posible y presentar denuncia ante el Tribunal Penal Internacional. Quizá así alguien pueda hacerles empezar a pensar que el Ordenamiento Jurídico Constitucional no es un libro que adorne la estantería del Despacho oficial y que no se pueden estar inventando las leyes a su antojo. Han de consultarlo siempre antes de emprender cualquier acción, no buscando sus resquicios, que los tiene, si no la aplicación exhaustiva de su doctrina.

No estudian esto en las Academias de Policía. Sus mandos les enseñan a buscar las grietas... Y los socialistas no dicen ¡Basta ya de opresión!

Y así nos va.





No hay comentarios:

Publicar un comentario