Translate

domingo, 13 de mayo de 2012

15-M

Llegó en aniversario. Un aniversario es eso que llega tras 364 días de espera; por supuesto, siempre lo asociamos a hechos más o menos felices ocurridos en nuestra vida. En este caso debería ser el recuerdo feliz del momento en el que algo en el mundo nos llevó a unirnos y caminar juntos, uno al lado del otro, aunque no nos conociésemos de nada. Ayer tarde dos se cruzaron en la entrada de Alcalá a Sol, justo delante del nº 1. Él le preguntó ¿te conozco?, ella sonrió generosamente: Claro, somos vecinos. Rieron un instante mientras caminaban en distintas direcciones... ¿Es este el Madrid que soñaba Tierno cuando nos contaba que quería que los madrileños nos volviésemos a saludar en la escalera? Cuanto eché de menos al viejo Profesor; tanto como la racionalidad de los que, a golpe de abstención, nos gobiernan. Al llegar a Sol estaban allí, entre sus furgones, con los números de identificación tachados con rotuladores negros como sus cascos, los brazos cruzados sobre las camisas azules, o en jarras, y la prepotencia asomando al rostro junto a la mirada de desprecio.
Cuando caminan te apartas porque sabes que no te sortearán con educación; la dejan colgada en el perchero de la taquilla esperando la próxima barbacoa, que es en el único lugar en el que la emplean. Les definía bien Lorca cuando decía: "Pasan si quieren pasar; por donde animan, ordenan silencios de goma oscura y miedos de fina arena." Son los guardianes del sistema; alimentando el odio pasan las lentas horas esperando la orden de avanzar mientras contemplan con desdén a los que, inermes, acuden a luchar por sus derechos. Cómo molesta a este Gobierno escuchar la voz del Pueblo... Les molesta escuchar cualquier voz. Los adláteres de Mariano I, el Mudo, andan ahora intentando justificar la no comparecencia de su jefe en que a Zapatero le frieron de tanto dar explicaciones. No se da cuenta de que el nivel de desprecio que la ciudadanía honrada siente por él es inversamente proporcional al número de veces que comparece para explicar lo que está haciendo, el porqué lo está haciendo y el cómo está haciéndolo. Pero es de todo punto inexplicable y sabe que lo único que recibirá serán educados insultos bien merecidos. Lo de este hombre no tiene nombre.

Se me antoja, de vez en cuando, analizar el comportamiento de los políticos con mando en plaza y comparar sus actos con otros actos similares realizados por anteriores gobernantes. Este presidente se me muestra como un  ser vengativo que, tras soportar la rechifla del sambenito de perder dos elecciones generales, ha decidido demostrarle al mundo español cómo se hacen las cosas para convertir este país en un imperio; la Marca Hispánica. y le importa un bledo si lo que hace está bien o está mal, si es justo o no es justo... ¿Que Camps es un chorizo? Pues que alguien le mueva la silla y tenga la mejor defensa para que se convierta en inocente... ¿Que Gürtell nos ensucia? Pues vamos a ver si conseguimos meter en la cárcel al juez ese... ¿Que Divar pasa las facturas de sus viajecitos de finde largo a Puerto Banús? Mejor no lo tocamos... ¿Bárcenas? Al almacén de Naseiros... ¿Bankia? Seguro que la culpa es del Banco de España... ¿Los indignados en Sol? Pos sacad a los chicos, que se nos apolillan, y duro y a la cabeza... Los dictadores siempre dejan meter la mano en la caja mientras se apoye el régimen. Mientras tanto en Europa nos fríen con nuevos recortes y nuevas medidas y, ante la amenaza de proclamar la Intervención de este país, uno se baja los pantalones ante cualquier Merkel aunque no haya vaselina o se la tenga que pagar uno mismo...

Mientras esto sucede, el sector terciario continúa destruyéndose sin acceso al crédito. Los negocios familiares, las pequeñas fábricas, las tiendecitas, las PyMES, continúan desapareciendo. El paro aumenta, los pisos siguen cerrados, se legisla pensando siempre en el beneficio de unos pocos y empezamos a tener miedo de que una mañana nos levantemos y hayan desaparecido nuestros ahorros. Cuando el Sistema acuerde relanzar la economía y la producción, la investigación estará en manos de las grandes empresas, las compras las realizaremos en las grandes superficies, los talleres serán franquicias capitalizadas por las grandes SICAB y nosotros continuaremos nuestra caída hacia las condiciones sociales que había en el siglo XIX; que es realmente hacia donde están llevando, mentira a mentira, a toda la población. Están vaciando las huchas de las clases medias. Ambición ciega.

Estamos pagando, carísimos, los errores, si es que lo eran, del fascista Aznar. Cada vez que alguien, que un jubilado, un obrero, alaba a este tipo se me ponen los pelos de punta; Goebbels estará bailando en el infierno al ver lo bien que en este país resulta la aplicación de sus Principios de propaganda. Pero el dinero, el capital, es un invento. No hay nada diga que esto tiene que ser así. Son maniobras, sucias, de los poderosos, de los oligarcas, que quieren más y más sin importarles la forma de conseguirlo ni la pobreza que producen. Son las alimañas del mundo, los verdaderos antisociales; ladrones y estafadores que tienen en su mano a los siervos, los mamporreros, los mafiosos, los verdaderos sociópatas, pagándoles miserias de mareo para que les sigan haciendo el caldo gordo a base de leyes represivas. En un momento en el que empezábamos a caminar hacia la Plena Salud y la Plena Educación en esta Europa, a través de los bancos y de sus podridas sociedades opacas, de sus paraísos fiscales, de sus escondrijos, están consiguiendo regresionar hacia una sociedad en la que la mayoría sean esclavos. Y digo que lo están consiguiendo porque no nos decidimos a enfrentarles de cara. Y somos muchos más. Están haciendo trizas los sueños de muchos de acabar con el hambre y la miseria en el mundo. ¿Para qué ese hambre si aquí tiramos comida y más comida? ¿De qué le sirve a la especie humana tanto hambre y tanta miseria? Cada vez que un individuo se cuelga el casco del cinto y mira con desprecio a los que creemos en ello está haciendo que un niño muera de hambre, o que una niña se que de sin escuela, o que un ecuatoriano tenga que contemplar como se ahoga su mujer porque no tiene dinero para comprar las putas medicinas que llenan las arcas de alguna SICAB. Eso haces tú, policía, a eso contribuyes con tus actos. Analízalo bien y comprobarás que tengo razón y que no es bueno ni justo; ni humano. Puedes mirar hacia otro lado, pero no puedes escapar a la realidad del daño que tus actos causan. Yo te acuso.

Tan sólo tenemos que levantarnos una mañana, mirar el techo de nuestra habitación, contar los desconchones, o pensar en los que tienen ese techo desconchado y no pueden comprar la pintura, o en los que no tienen ya techo que pintar, y decidir que no, que no vamos a trabajar, que vamos a llamar a nuestros amigos y a decirles que hemos decidido que ya está bien. Parar el mundo de una vez, demostrarles que no son más fuertes que nosotros; continuar mostrándoles nuestras manos limpias e inermes hasta que se den cuenta de qué la razón de la fuerza jamás podrá con la fuerza de la razón. Pero para esto somos necesarios todos; mientras continuemos en el sofá no va a cambiar nada. Hasta el momento es lo que hemos estado haciendo...

Y así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario