Translate

viernes, 10 de febrero de 2012

Una sentencia fascista

Hace 36 años que murió el hijo de Satanás de Franco. Tan sólo Satanás pudo traer al mundo, crear, un ser así. Los seres como Franco, los fascistas, los nazis, son creaciones directas de ese Satanás tan querido de la jerarquía católica. Es al que realmente adoran. Hoy, 36 años despues de muerto, casi tantos como los que duró su criminalmente sangrienta dictadura, ha vuelto a vencer. Y es mucho más grave que el simple hecho de condenar al Juez Garzón.
Con esta condena, empujada hasta la saciedad por un individuo llamado Federico Trillo, se hunde la posibilidad de investigar las conductas corruptas de los fascistas españoles, herederos directos del franquismo qué, bajo el férreo mandato de José María Aznar, continúan presentes en la cúpula más alta de la Judicatura. El Tribunal Supremo sienta jurisprudencia con esta sentencia que delegitima las investigaciones a los abogados de los clanes mafiosos pasando sobre toda la Legislación internacional. Cualquier juez que, a partir de este momento, intente investigar las finanzas del Partido Popular se enfrenta a penas de inhabilitación por Prevaricación si se le ocurre, aunque tenga todos los indicios del mundo, poner bajo sospecha a los letrados "cuidadosamente elegidos" por los mafiosos.

Un juez, Presidente de una Sala que juzgaba un hecho tan grave como es la posible Prevaricación de un magistrado que posee 26 Doctorados Honoris Causa internacionales, satisfechamente repantingado en su sillón presidencial se permitía el lujo de hacer chanzas y chascarrillos durante la vista. Incluso se permitió la chulería barriobajera, más propia de un juez mafioso y comprado de película barata, de referirse al Juez Garzón como ejecutado cuando le interrumpía al principio del Alegato final y, en tono repugnante de prepotencia, le explicaba el sentido de la concesión de la  última palabra al acusado. Decía:
  • "la Ley lo unico que quiere es que el tribunal lo último que se lleve sea la voz del ejecutado, bueno, del acusado..."
Es una vergüenza...

Así lo reflejaba The New Yok Times en su editorial del sábado pasado titulado: "La verdad a juicio en España"
  • "El juez Garzón es demasiado llamativo y se extralimita a veces, pero perseguirle por excavar en los crímenes del franquismo es un delito contra la justicia y la historia. El Tribunal Supremo no debería haber aceptado este caso. Ahora bien, debe absolverlo."
Esto nos aleja del porqué y el significado principal de la sentencia del caso que se ha fallado hoy.

Para ver claramente la razón de la denuncia hay que irse a examinar el Caso Naseiro, un caso de corrupción en la Comunidad Valenciana que, alrededor de Zaplana, "Yo estoy en política para forrarme", destapó el aparato de financiación ilegal del Partido Popular que presidía Aznar. Cuando se habla de Financiación irregular se está hablando siempre de dinero negro que se blanquea y de cohechos que pagan actos y campañas electorales a cambio de suculentos contratos y prebendas. El "Caso Naseiro", Rosendo Naseiro era entonces el Tesorero del Partido Popular, saltó a la luz en 1988 durante una investigación de tráfico de drogas llevada a cabo por la Brigada de Estupefacientes de la J.S.P. de Valencia. Por orden del Juez instructor habían pinchado los teléfonos de Salvador Palop y lo que encontraron fue una serie de conversaciones, la policía escuchó 5240 llamadas, entre altos cargos del PP. Las maniobras de Trillo, que llegó a llevar a Palop a la consulta de Lopez-Ibor para demostrar que los interrogatorios del Juez Manglano habían superado todos los límites, consiguieron  que se anulasen las llamadas, que eran las pruebas fundamentales, al haberse obtenido estas en el transcurso de otra investigación. Al haber un aforado, el diputado del PP Ángel Sanchís, el caso pasó al Supremo. Y el Supremo aceptó las tesis de Trillo y absolvió a los acusados. Antes Trillo había torpedeado la imagen del Juez Manglano hasta la saciedad. Olvidó dos cosas entonces el Tribunal Supremo, el deber de todo español de impedir la comisión de un delito cuando es flagrante. Que es tan grave como el ignorar el Deber de auxilio.

El caso Gürtell es el mismo. Incluso el sucesor de Naseiro ante la Tesorería General del Partido Popular, Luís Bárcenas, se ha visto envuelto, tan involucrado que ha dimitido y ha devuelto su Acta de Senador. Cambien Bárcenas por Naseiro, Camps por Zaplana y Garzón por Manglano y verán el paralelismo. El punto común es Federico Trillo. Hoy Camps está absuelto, el nuevo Fiscal General del Estado ha retirado el recurso que había sido presentado contra la sentencia del caso de los trajes.

Y hoy, con esta primera sentencia contra D. Baltasar Garzón,  el Tribunal Supremo nos ha convertido en la vergüenza de Europa. Entre otras cosas porque puede dejar sin base legal la Instrucción del Caso Gürtell, lo que supondría el sobreseimiento y posterior archivo de la causa al igual que ocurrió con el Caso Naseiro  y los Correa y Crespo pueden salir a la calle por "falta de fundamento jurídico" si Trillo consigue que se anulen las pruebas del proceso. Esto abre la puerta, dentro del Ordenamiento Jurídico español, para que se nos instalen aquí todas las mafias europeas que, una vez metidas en la cárcel podrían continuar  operando a través de sus abogados sin que juez alguno se atreviese a intervenir las conversaciones apoyándose en la Sentencia que acaba de ser dictada. Y recordemos que la Costa del Sol es uno de sus lugares preferidos...

Uniendo cosas que están pasando, hoy nos hemos enterado también de que al Juez que instruye el caso Urdangarín le ha abierto una investigación el Consejo General del Poder Judicial. Y aún no han llamado a declarar a la Infanta qué, si fuese maruja rasa, nadie creería que no sabía nada de las andanzas de su marido. Hablaba Juan Carlos en el discurso de Nochebuena de que todos somos iguales ante la ley. Se apenó después de que esas palabras hubiesen sido interpretadas como una censura tácita al presunto chorizo de su yerno. Hoy sé que hablaba del Juez Garzón y de su condena, justificando una sentencia que ya conocía entonces. El, Juan Carlos I, rey de España por la gracia de Franco, no puede consentir que se investigue la Guerra Civil porque aparecería en esto la implicación total de Alfonso XIII y la Casa de Borbón en ella. Un dato curioso que no conoce mucha gente sobre esta família:


  • El 14 de Abril de 1931 se proclamó la República en España porque Alfonso XIII abdicó al perder los monárquicos las elecciones de forma abrumadora.
  • El 23 de Septiembre, en Territet, Suiza, Alfonso de Borbón y Jaime de Borbón y Borbón-Parma firmaron un pacto para la restauración de la monarquía en el que se comprometían a aceptar la legitimidad de aquel de ellos que fuese preferido por el pueblo. En dicho pacto, Alfonso se aseguraba la sucesión dinástica en caso de elección o fallecimiento de Jaime de Borbón.
  • El día 2 de Octubre falleció Jaime de Borbón, quedando así como único legitimado por dicho pacto Alfonso XIII.

También es hoy Juan Carlos el único hermano que queda tras la muerte del pequeño Alfonso, por un disparo accidental en la sala de armas.

Demasiada sangre entre los Borbones. Y es Historia de España. Y te hacen recordar la Jura de Santa Gadea, la muerte de Enrique de Trastámara...

Yo soy un pelanas, nadie relevante; no me pueden quitar nada porque nada tengo. Mi libertad reside en mi mente, en la capacidad que tengo para pensar lo que creo que es justo y equitativo. Así que me puedo permitir el lujo de decir lo que creo. Y creo que es conveniente decir qué, desde la cama del Borbón, visitada por demasiadas mujeres, hasta el último mono del Partido Popular hay un reguero de olor a sangre de inocentes y podredumbre que es fácil seguir a lo largo del camino de nuestra historia más reciente. Como decía Garganta Profunda en la peli: "Sólo hay que seguir el rastro del dinero". O mirar con respeto a las cunetas.

Juan Carlos es el heredero de Franco y del Franquismo. El Partido Popular fue fundado por un Ministro de Franco. El Supremo está lleno de jueces de aquellos tiempos. Y nos lo acaban de demostrar. Nos han invadido la justicia y no nos damos cuenta. Hasta que no les saquemos de ahí, a base de lo que sea necesario, vamos a continuar siendo el mismo pueblo de esclavos que Franco y sus repugnantes secuaces diseñaron asesinato a asesinato, tortura a tortura, muerte a muerte, durante 40 años. La Guerra Civil la instigó Alfonso XIII junto con el General Sanjurjo, el Conde de Rodezno...; y entregó su discurso de abdicación al Capitán General Juan Bautista Aznar Cabanas, último Presidente del Consejo de Ministros de la Monarquía. En él, ya hablaba Alfonso XIII de la amenaza de la Guerra Civil. Las joyas de los Borbones sirvieron para sufragar los primeros gastos de la conspiración; el primer intento de Restauración se conoce como Sanjurjada. Más tarde, refugiado en la Roma fascista, sus influencias en el entorno de Mussolini le dieron alas al fascista Mola y a los golpistas para poder iniciar los ataques. Después Franco, el asesino, le salió rana, se alió con Hitler, cayeron Sanjurjo y Mola en sendos accidentes de aviación, y él, Alfonso de Borbón, no volvió. Hoy en los campos, en las orillas de los caminos, en las cunetas, queda un reguero infinito de tumbas de inocentes, mujeres, hombres buenos, ancianos, niños... testigos mudos de la mayor masacre de la historia de España. Un genocidio que no se pueden ir sin pagar, al menos, ante la Historia. Garzón quiso darles voz a los casi 200.000 desaparecidos actualmente censados para defender su causa y desenmascarar a los asesinos.

Pero su dinastía volvió a chupar del bote de todos en la figura del nieto, que cobra 8 millones de euros al año, más lo que sueltan los distintos estamentos del Estado en concepto de Protocolo y Gastos de representación, y este se apresuró a firmar la vergonzosa Ley de Amnistía de 1977 por la que declaraba prescritos todos los crímenes del régimen sanguinario que durante 40 años asoló España. No es un rey legítimo; jamás fue legitimado en un Referéndum libre. En 1978,  los españoles teníamos los cañones de los CETME apoyados en la nuca cuando fuimos a votar, igual que los tuvieron nuestros padres, las mismas fuerzas que enterraron en las cunetas a nuestros abuelos. Y hay que enterrarlos a ellos de una vez por todas. Y poder contar de una vez nuestra historia sin mentiras para que nuestros hijos y nietos los reconozcan nada más verlos y les puedan manifestar el desprecio que merecen.

El domingo hay convocada una manifestación a las 12:00 frente al Tribunal Supremo, en la Plaza de la Villa de París.

Pero nos quedaremos en casa hablando de Messi, de CR7 y de si el Madrid tiene que ceder el estadio para la final...

Y así nos va...

No hay comentarios:

Publicar un comentario