Translate

martes, 14 de febrero de 2012

La reforma laboral

Está mal denominada. El nombre que de verdad, si es qué los que gobiernan ahora este país son capaces de decir alguna, debía llevar es "Contrarreforma laboral".

Prima el acuerdo Trabajador-Empresa sobre todo lo demás; y así sucesiva mente. Aplicando la más elemental regla de tres:
  • Si el acuerdo Trabajador-Empresa prima sobre el Convenio colectivo de empresa y este sobre el Convenio Provincial, el Autonómico o el Estatal, los Sindicatos, constitucionales representantes de los trabajadores, no tienen ninguna fuerza; no valen para nada. Y el Estatuto de los trabajadores, que es el Convenio marco que fija los mínimos en las condiciones de trabajo, que ya son mínimos, se convierte en papel mojado. 

Esto convierte las condiciones de Descuelgue de un empresario de Objetivas, debe mediar un árbitro que otorgue el placet, a Subjetivas, el Empresario aduce lo que quiere y lo aplica sin ningún control previo.

En este Nuevo Orden de cosas (Ordine Novo en italiano) los empresarios pueden hacer prácticamente lo que les venga en gana con tal de que posean suficiente capacidad retorico-demagógica como para hacer creíbles las argumentaciones. Porque todo ha pasado al rango subjetivo del tipo: Cuando la previsión sea de pérdidas en el... Puedo argumentar pérdidas causadas hasta porque el Madrid pierda la liga si me pongo a ello.

De esta forma, un empresario, en Madrid, puede llamar un día 15 a un técnico de montaje, Regino, de 50 años, áltamente especializado pero incordiante, que lleva ya 30 años trabajando en la empresa y que le saldría por un pico y medio despedir, para ocupar su puesto con uno joven que cobrará la mitad y podrá ser deslomado el doble, y decirle:
  • Regino, me he fijado que mantiene usted en perfecto estado su área de trabajo y quiero felicitarle por ello. Son personas como usted las que necesitamos en esta empresa. Mire, necesito que asuma usted un nuevo puesto de trabajo y se encargue de que la planta esté siempre en perfecto orden para evitar accidentes porque en este momento nos es imprescindible que alguien como usted lo asuma. Así que, a partir de primero de mes pasaría a ocupar su nuevo puesto en Zaragoza. El sueldo es algo inferior, un 25%, pero es que con la crisis que hay no podemos hacer más. Por el traslado y la instalación, tanto de usted como de su familia, no se preocupe, nosotros correremos con el desembolso y se lo iremos descontando poco a poco para no causarle perjuicios. Claro, esto siempre y cuando usted acepte...

A Regino se le abría la boca como a besugo fuera del agua. ¿Por qué aceptó Regino y se fue, tras 50 años de vida en Madrid, a vivir a Zaragoza en tales condiciones, convirtiéndose así en flamante encargado de limpieza del taller y sin personal a su cargo? Muy sencillo:
  • Si Regino se hubiese negado, el empresario le habría despedido inmediatamente. Tan sólo le costaría 20 días por año multiplicados por las 9 mensualidades máximas que fija la Reforma.
  • Antes de la Reforma, el empresario habría tenido que pagarle a Regino el máximo: 42 mensualidades más los salarios de tramitación.

¿Qué perseguía el empresario, emprendedor en el nuevo léxico?

Sencillo; quitarse de encima un trabajador molesto por reivindicativo y abaratar el coste del puesto de trabajo que ocupa al cambiarlo por uno joven, menor de 30 años, con unos costes salariales notablemente  inferiores, con un contrato "indefinido" que tiene un Periodo de prueba de 1 año de duración. Por supuesto le despedirá antes de que acabe el citado periodo, sin coste alguno en indemnizaciones, cambiándolo por otro nuevo de las mismas características. Y se ha asegurado que este nuevo trabajador no dirá ni pío ni aunque le dé con el látigo en las espaldas de la dignidad y le humille constantemente arreándole como a una bestia de carga para que rinda aún más porque si abre la boca se va a la calle automáticamente.

Y así se acabaron también las denuncias por Acoso laboral.
Y el poder negociador de los Sindicatos.

Pero nos quedaremos en el sofá, que está muy calentito, pensando que no nos llegará a nosotros. Pues bien, ya nos ha llegado...

Y así nos va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario