Translate

jueves, 19 de enero de 2012

EL JUICIO

Comenzó el PRIMER JUICIO.

No nos damos cuenta, pero es el juício más importante que ha habido en este país; por encima del Proceso 1001, o el de Puig Antich, o el de... En este JUICIO se juzgan, y se pueden condenar, muchas cosas. Es triste comprobar que apenas 40 personas se manifiesten delante del Tribunal Supremo durante estos días y no estemos miles de nosotros abarrotando Recoletos, Colón, Génova y la Plaza de París al igual que en los actos que convoca ese siniestro integrista católico de gafas oscuras y lengua venenosa que atiende por el nombre de Rouco... En medio del paro y la miseria, incluso del alma humana que le rodea, viste casulla de oro y seda porque dice que le agrada más a Dios. Curioso Dios este que personifica la pureza en el Oro y la riqueza en lugar de hacerlo en la pobreza inerme y la generosidad. Y este Dios es el mismo dios que adoran los magistrados que están juzgando, en un país aconfesional, al Juez Garzón.

He seguido en internet la sesión de hoy. No he podido evitar sentir una arcada profunda, casi vómito, cuando los letrados de la acusación particular han abierto la boca. No decían nada... El Ordenamiento jurídico español señala como premisa ineludible que no es el acusado el que debe demostrar su inocencia; son los acusadores los que deben demostrar, más allá de toda duda razonable, la culpabilidad. Tan solo he visto a tres individuos que no aportaban prueba alguna, moviéndose todo el tiempo en el terreno de sus conjeturas, retorciendo los hechos objetivos en un vano intento de presentarlos como realidades acusatorias... Me han recordado la boca epulona de Santamaría, ese gesto de disfrute goloso, mientras nos anuncia la necesidad de cortarnos las pelotas, incluso el aire que respiramos, porque los socialistas lo hicieron mal, hicieron los mayores recortes sociales de la democracia y no hay más remedio por, como bien decía Voltaire cuando definía la tiranía, el bien del Estado. ¿A quien rinde cuentas realmente esta señora? Porque Rajoy no gobierna, eso ya está claro...

Y no nos damos cuenta de lo que, en realidad, está sucediendo. Con tanto advertir del posible desmontaje del Estado del bienestar, con todas esas culebras que han ido soltando sobre el tema, están escondiendo lo que realmente ha comenzado a pasar: Están desmontando el Estado de Derecho. Y han comenzado de forma repugnante, por el segmento más débil de la sociedad. Anteayer nos dijeron que, en Madrid, la Aguirre había reducido al 50 % el personal adscrito a los Juzgados de Violencia de género. Dios mío, pero si casi todas las agresiones a mujeres se producen después de las tres de la tarde... Incluso, cuando borrachos vuelven los bestias a casa, por la noche... Lo peor de todo es que no vamos a conseguir ponernos de acuerdo para llevar a cabo una acción que conlleve el denunciar a esta señora por "Actuación negligente con resultado de muerte" cada vez que una mujer muera por no haber podido denunciar porque los Juzgados de Violencia de género estén saturados al haber visto reducido a la mitad su personal... De las estupideces que intentaban colar como razones del recorte mejor ni hablo...
La estadís- tica actual es lo suficien- temente clara como para volver a llenar la Puerta del sol; en lo que va de año, 18 días, hay ya 5 mujeres asesinadas, 5 víctimas de esta lacra social. A este paso podemos acabar el año con más de 100 víctimas; todo un éxito que ha comenzado a disfrutar el Partido Popular desde el mismo momento del inicio de su mandato. Brutal realidad esta...

Pero ¿qué es lo que he visto estos tres días en el Tribunal Supremo? ¿Cómo puedo interpretar lo que he visto? ¿Qué impresión he podido sacar de lo expuesto por todas las partes en el Acto jurídico al que, desde mi casa, he asistido? Obviando, por supuesto, el mal gusto y la falta total de respeto y educación del Presidente del Tribunal, que se empeñaba un a y otra vez, cual humorísta ante su público, en hacer malos chistes, "puede abandonar el edificio, a ser posible sin perderse mucho", "Es de la Moncloa...", y, el peor de todos, al Juez Garzón en su turno de Última palabra: "la Ley lo unico que quiere es que el tribunal lo último que se lleve sea la voz del ejecutado, bueno, del acusado..."

Mi impresión ha sido que este es un caso, simple y llanamente, de interpretación jurisprudencial del Art, 51.2 de la LOGP retorcido hasta la saciedad, con la connivencia necesaria del Tribunal Supremo, por los abogados defensores que la maffia Gurtel contrató tras elegirlos cuidadosamente en virtud, al parecer, de sus contactos dentro de la Judicatura española. Y no he dejado de ver en esa ilustre Sala, en momento alguno, la mano de Federico Trillo tras toda esta urdimbre. Es algo clavado a lo que ocurrió con el Caso de la construcción de Burgos, aquel que, de no ser por la anulación de las grabaciones y de las pruebas que de ellas dimanaban, hubiera dado con los huesos de Aznar en el banquillo y, quizá, en la cárcel. Las mismas actividades frenéticas que desarrolló cuando se dedicó a visitar a todos y cada uno de los empleados de Milano y Forever Young para intentar alterar el contenido de sus testimonios, según alguno de estos señaló a la prensa.

El Juez Garzón interpretó que donde decía  que las escuchas, incluso la comunicaciones de internos con sus abogados y procuradores, "sólo pueden ser ordenadas por el Juez instructor y en los casos de delitos de terrorismo", la "y" puede ser, amén de copulativa, sumatoria; Ambas interpretaciones son válidas. Y es lo correcto. La legislación internacional equipara los delitos de Crimen organizado y de blanqueo de capitales a los de terrorismo. De hecho, la ONU y la Unión Europea ya nos ha tirado de las orejas demasiadas veces para que reformemos de una puñetera vez un Ordenamiento jurídico más propio, por los resquicios que tiene, de una república bananera que de un Estado de derecho moderno y garantista. Lo cual ha originado un anteproyecto de Ley que ya se encuentra en el Congreso y que regula estos extremos que hoy se han juzgado. Una Ley que impida el que los imputados puedan seguir operando desde la cárcel y que sus abogados estén en un limbo legal en el que puedan hacer lo que les venga en gana con total impunidad, como parece desprenderse del discurso de los tres letrados de la acusación particular.

Me dolía especialmente el escuchar al abogado de un mafioso llenarse la boca de Constitución, Estado de derecho y cosas similares cuando está muy claro que no tiene razón, que lo único que intenta es anular pruebas medulares de una trama delictiva que saqueó las arcas del Estado con la ayuda de políticos capaces de venderse por cuatro trajes y un reloj. Y no deja de ser curioso que todo esto estallara justo cuando el Tesorero general del PP, Luís Bárcenas, aquel que se pasea con 300.000 € en el bolsillo como si nada por si surge algún compromiso, apareció implicado. Y había que sacar a Garzón del nº 5 a toda pastilla, porque si lo coge él ¿donde hubiesen llegado las evidencias del desfalco al Estado? Todavía sin abrir ni examinar miles de documentos de Pasadena viajes y la Audiencia de Madrid y la de Valencia echando balones fuera... El martes que viene, 24 de Enero, el juício por investigar los crímenes del franquismo. Una auténtica vergüenza que el Partido Popular apoya como siempre apoya este tipo de cosas: Prietas la filas, recias, marciales, impasible el ademán, cara al sol que más caliente... Y, para nuestra vergüenza, de nuevo nos quedaremos en casa.

En la puerta del Supremo hoy había cuatro gatos.
Y habrá una víctima, mujer, cada 3,6 días
Y nos intentan desmontar, piedra a piedra, el Estado de Derecho.
Y seguimos en el sofá: "que si Messi, que si CR7..."
Y así nos va...

No hay comentarios:

Publicar un comentario