Translate

martes, 20 de diciembre de 2011

Y llegó el día...

Y llegó el día y el flamante candidato, el Presidente in péctore, volvió a no decir cosa alguna sobre lo que piensa hacer.

Una sesión de investidura con un discurso calculado al milímetro, a la coma, al tipo de imprenta, con las pulsaciones justas para no desvelar cuales son las intenciones reales de los titiriteros que manejan a los muñecos que hablan en los estrados de los estamentos pseudo-democráticos de este país:

  • Va a haber que apretarse el cinturón...
  • Vienen tiempos muy difíciles...
  • Tenemos que sacrificarnos para rescatar el país del hundimiento...
  • Los sacrificios que nos vemos obligados a pedir...
  • Si somos fuertes y nos unimos todos en este sacrificio...
  • Pero debemos ser responsables y no gastar más de lo que tenemos...
  • Hay que controlar el déficit porque es algo que está en nuestra Constitución...
  • Lo recortaré todo menos las pensiones, a las que les daremos un bocata y un viaje en autobús a los próximos mítines para que esos imbéciles de viejos nos sigan votando...

Y, mientras tanto, nos enteramos de que el yerníssssimo, presún- tamente, se estuvo poniendo las botas a costa del erario público y, "supuestamente", desviando fondos a paraisos fiscales a pesar de que la Casa real, o sea el Rey, le recomendó, en el 2006, que dejase de hacer el maula y se buscase un empleo fuera de España para que, entre suplicatorio para declarar por escrito y petición de extradición, costase la misma vida que le viesen sentado en el banquillo en vida de J.C. Primero; que es alguien que parece que se lo ha currado bien, pero que no... Que aún nos duele a algunos demócratas de verdad el cese de Don Felipe Mellizo en la TVE de la UCD cuando publicó aquellas imágenes de Manuel Prado y Colón de Carvajal, tan amiguisssimo del Rey como Armada según reza la Historia, recorriendo la ruina quemada de las tierras arruinadas por el incendio de Cheste con el rollo de planos de la nueva papelera de Torrás debajo del brazo sano. Años después, casi con sigilo, al tal Manolo, que digo yo que el Rey le llamaría así por la fea costumbre que tiene de tutear a todo el mundo, que no sé quien se ha creído que es el fulano para faltar al respeto a todo quisqui esquilmando 8 millones de euros de las arcas del Estado como esquilma, le metieron en la cárcel; tal cual. Eso sí, lo sacaron a los dos años y algo por motivos de salud... La Monarquía comenzaba a estar un tanto pocha y...

Real-idades aparte... acudamos a la realidad proletaria, que es la que realmente nos importa...

¿Qué ha dicho Rajoy hoy?

Ha dicho que tooooodos tenemos que arrimar el hombro; pero no ha dicho que le vaya a cargar parte de este arrime a los ricachos, que se han estado nutriendo de esta crisis a base de mover los capitales que poseen por el proceloso mar de las inveresiones a interés variable, esto es: las inversiones en deuda, más allá del crecimiento del del 25% del negocio del lujo. No ha dicho que vaya a cargarse a los cerdos de la banca que se dedicaron a engordar las pólizas de crédito ni los préstamos hipotecarios con falsas promesas que no se creían ni ellos mismos pero que les servían para medrar y subir dentro del escalafón. He escuchado atento, pero no ha salido de su pozo negro ni una sola palabra que indicase que iba a empeñarse en hacer justicia, que reflejase una cierta voluntad de castigar a los que, con su desmesura ambiciosa y repugnante, han creado esta situación. El dinero, y sus manejos, son algo ficticio. Me explico:

Una patata se ha cultivado de la misma forma desde que el mundo es mundo y Dios inventó las patatas. Uno coge la pome de terre, igual le pongo una eme más a lo de pome, la corta de forma que queden dos ojos en la misma pieza y la planta en marzo en tierra suelta para que se desarrolle bien
Hacia Julio coge la azada y escarba... Milagro. Patatas para todo el año con una sola tabla... ¿Por qué cuesta cada vez más si continúa cultivándose de la misma forma?

Hoy me he comprado dos pares de cordones de zapatos. Cuando me han dicho el precio he preguntado si ellos mismos eran capaces de limpiar el cuero por la noche.... No me importaba el precio; pero me parecía que, a cinco euros, esos cordones debían hacer algo más. Por ejemplo, enlazarse de motu propio cuando me pusiese los zapatos...

 Y siguen hablando de un ban- co malo... ¿Pero es que hay algún banco bueno en este uni- verso? Y he recordado un pensa- miento escatológico de un amigo que, en este momento, toma visos de ser toda una teoria filosófica; por lo menos un ensayo: Si la mierda valiese dinero, los pobres naceríamos sin culo. 

Y Rajoy sin hablar...

Y nosotros sin montarla...

Y así nos va... 

5 comentarios:

  1. Me dan ganas de compartir tu escrito en Facebook. Cuánta razón tienes....

    ResponderEliminar
  2. "Y nosotros sin montarla..."
    Efectivamente, los ciclos históricos demuestran que sólo las revoluciones, con sus cabezas cortadas y tal, pueden desplazar el fiel de la balanza social en la que vivimos inmersos. Si no la hacemos nosotros la harán, más tarde o más temprano, otros que nacen y están mucho más a la izquierda. Lo curioso - y lo malo - de esta segunda opción es que, para esa gente, nosotros estamos situados a su derecha......

    ¿Cómo estás Gamboa?
    un fuerte abrazo

    Juanjo S

    ResponderEliminar
  3. Beatriz: Estre es un espacio abierto y puedes tanto opinar como divulgar las opiniones que en el se vierten. Lo que yo hago son propuestas de reflexión razonada. A partir de ese momento, el espacio pertenece a todos los que querais asomaros y aportar algo, sea en el sentido que sea; eso sí, siempre con el debido respeto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Juanjo, feliz tu llegada a mi pequeño rincón rebelde. Grato encuentro en estos lares, imagino, con la connivencia de Papá Noel...

    Sí, algún día alguien, a la izquierda de nosotros, se hartará y la montará... Lo malo es qué, gobierno de la izquierda a gobierno de la izquierda, perdemos oportunidades de oro para relegar en este país el trado-nazismo franquista al cubo de basura, el pudridero de El Escorial, en el que ha de estar. La revolución siempre empieza, lo sabemos bien, por el espacio en el que nos movemos. Si no somos capaces de pararle en seco los pies a un pseudojefe histérico cuando la emprende con alguien más débil que él no vamos a ser capaces de plantar cara a los poderes que actualmente nos exprimen.

    En este orden de cosas, cuando los pequeños se rebelen la sangre correrá y los que hoy en día hablamos de esto en lugar de salir a las calles tendremos sobre nuestra conciencia el peso de la sangre que se vaya a derramar. Porque, si dejamos, mediante nuestra inacción que las cosas lleguen a ese extremo, se derramará mucha sangre. L a paciencia humana tiene un límite; seguimos siendo animales y están atentando directamente contra la supervivencia de nuestras camadas...

    Un abrazo grande, Juanjo. A ver si nos hacemos un Rastro de cervezas... que nos las debemos...

    ResponderEliminar
  5. Pues avisadme, que yo vivo por el Rastro...

    ResponderEliminar