Translate

martes, 8 de noviembre de 2011

Crisis. Estrategias para aumentarla.


A raiz del crack del 29, cambió el gobierno en EE UU. No fue inmediato ese cambio; Herberg C. Hoover, hasta las elecciones de 1932, intentó sacar a Estados Unidos de la recesión aplicando medidas conservadoras. Su tesis principal era que las ayudas del Gobierno sólo restaban estímulos a la población, que dejaría de buscar soluciones por sí misma, criticando duramente las políticas de protección social emprendidas por Gran Bretaña y Francia.
Tras la salida de la Administración Republicana dirigida por Hoover y basándose en las teorías de Maynard Keynes, el Partido demócrata, con F. D. Roosevelt a la cabeza, puso en marcha el llamado "New dial", una hoja de ruta encaminada a sacar a Estados Unidos de la crisis lo antes posible. Consistía, básicamente, en cuatro paquetes de medidas:
Financieras:
  • Se ayuda a los bancos mediante una participación en su capital.
  • Se procede a una devaluación del dólar, con el objetivo de crear inflación que a su vez estimule la economía.
Agrícolas:
  • Se estimuló el descenso de la producción pagando a los agricultores una indemnización por dejar de producir. El objetivo era que los precios aumentaran.
  • Industriales:Se promovió el aumento de salarios.Se disminuyen las horas de trabajo.
Sociales:
  • Se llevan a cabo grandes inversiones en obras públicas.
  • Medidas de protección social que aseguran el poder adquisitivo de la población, el objetivo es que aumente el consumo.
Tras el desarrollo y aplicación de esta hoja de ruta, en 1938 Estados Unidos ya se encontraba a la cabeza de las naciones y volvía a tener la supremacía en los mercados. Y el estallido de la guerra en 1939 le pilló con las fábricas a pleno rendimiento y pudo aprovechar la tesitura para, a través del desarrollo pleno de la Industria armamentística, volver a colocarse de forma indiscutible a la cabeza del mundo.
El meollo de todo esto es el consumo. ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que vivimos en una sociedad de consumo. Toda la Economía del mundo, toda, se basa en la Ley de la oferta y la demanda:
  • Mas compradores que producto para vender, encarecimiento.
  • Más producto para vender que compradores, bajada de precios. Mucho producto para vender y ningún comprador, ruina.
Es el famoso... "Me voy a comer los televisores con patatas como no acabe la crisis, porque no vendo ni una tecla del mando a distancia"
Podríamos tener la tentación de pensar que, dentro de este esquema de Sociedad de consumo, los más ricos son los más importantes. Es erróneo. Son los que menos importan puesto que son la fracción o estamento social más pequeño y los que menos margen comercial dejan al beneficiarse de los grandes descuentos que proporciona la posibilidad de comprar al pormayor. Los que realmente mantienen el equilibrio dentro del sistema son la clase media y la clase obrera. Estos dos sectores sociales son los que mayor índice de consumo tienen al ser, con mucho, los que engloban al mayor número de personas. Es a estos dos sectores alos que van encaminadas las grandes campañas de venta de coches, ropa, perfumes, estética, vino, refrescos, alimentos, viajes, pisos, hoteles... A ellos es a los que se utiliza para rentabilizar cualquier producto que se saque al mercado y ellos son los que, con su capacidad de consumo, mantienen tanto al sector comercial como al industrial y a los sectores satélites del tipo del publicitario. Son la principal herramienta de funcionamiento del sistema capitalista. Y es de donde se apoya todo el jaleo de la Bolsa y de los Mercados de valores, lugares en los que se realizan los grandes intercambios de capital. Podemos deducir fácilmente, a la luz de esto, que el sistema capitalista tiene como fin principal el que unos pocos recuperen y atesoren del dinero invertido en pagar a la inmensa mayoría de los seres humanos que son los que producen materialmente los bienes de consumo que van dirigidos a ellos mismos.
De la misma manera, dentro del entramado económico-social, es el Sector Servicios el que más dinero mueve y mayor número de puestos de trabajo posee. Es fácil verlo pensando un ratito en cuantos trabajadores tiene una factoría de, por ejemplo, coches y cuantos comercios, gestorías, oficinas, talleres, barecitos, grandes almacenes, colmados, cines, hospitales, colegios, etc... hay alrededor de ella. El número es abrumadóramente superior. Y es este sector de servicios el que comprará los coches que se fabrican en la factoría, o las cañerías, o las latas de conserva. Mientras se mantenga el poder adquisitivo de los compradores no existirá problema en la factoría ni se resentirá su valor en Bolsa, caso de cotizar.
Pero los recursos económicos de estos dos estamentos sociales son limitados y las cargas que actualmente soportan, en tiem`po normal, suelen ser altas pero compensadas. El problema es que no poseen individualmente grandes reservas de capital; su capacidad de ahorro biene dada en función de parámetros que escapan a su control. Por eso son muy sensibles a los cambios de situación económica y muy asustadizos. Y con razón, claro. Siendo el sector mayoritario, son los dos eslabones más débiles de la cadena.
Si se produce una situación como la vivida a raiz de la caída de Lehman Brothers en 2008 y se desea radiucalizar y agrandar la crisis no hay más que insistir en los mensasjes negativos para que las clases media y trabajadora bajen el nivel de consumo. Cuanto más insistentes y alarmantes sean dichos mensajes mayor será el temor y el consumo seguirá bajando. Cuando esto ocurra, los productos dejarán de tener salida, los pequeños comerciantes dejarán de surtirse, los impuestos dejarán de entrar en las arcas públicas y las administraciones locales no podrán pagar a los proveedores... Empezarán las quiebras y aumentará el paro de forma progresiva hasta alcanzar cotas insostenibles en muy poco tiempo. Esto lo conoce bien cualquier estudiante de 1º de Económicas o Empresariales, o cualquier sociólogo.
Por supuesto, el PP lo sabe muy bien. Es lo que han hecho desde Marzo de 2008, intentar extender el miedo y paralizar el consumo, en lo intetrior, para que las tasas de paro subiesen hasta el máximo y así provocar una crisis política que les permitiese presentarse como alternativa. Aún no se conocía el alcance real de la crisis y ya estaban pegando voces por todas partes en lugar de intentar apaciguar a la gente para que no decayese el consumo y no sobreviniera la catástrofe que hoy en día soportamos. Puede parecer mentira, pero es lo que han hecho; junto a no hacer una sola propuesta válida encaminada a salir de esta crisis global, han estado enfangando y amedrentando para hacer caer el consumo. Nos dejaron la Burbuja inmobiliaria, que no hizo otra cosa que hacer más ricos a los ricos y aumentar la deuda de las clases media y trabajadora y aumentar la cifra de parados en 1.600.000 cuando estalló. Han paralizado el país guardando el dinero conseguido en las vacas gordas en sus bancos. Ahora se pasean ufanos y sacando pecho ante sus obscuros logros. A Cristobal Montoro se le escapó en una conferencia ante empresarios en el Club Siglo XXI algo que haría temblar al mismo Satanás de vergüenza. Dijo:
  • "Los cuatro millonesde parados los tenemos al alcance de la mano."
Ahora andan riéndose de todos nosotros porque dentro de unos días los trabajadores nos quedaremos en casa y no votaremos y así se podrán hacer con el poder y convertir en negocio nuestros principales derechos: la Sanidad y la Educación. De paso se cargarán las medidas de protección social y, con un poco más de tiempo, lo de la pensión será un plan que habrá que ir pagando poco a poco al banco porque no existirán ya si no es de esta manera. Y no votaremos y lo razonaremos diciendo que el cabrón de Zapatero nos metió en la crisis gastando y despilfarrando sin querer escuchar a quien nos dice que, a pesar de que somos más débiles que Italia, por ejemplo, a nosotros, a través del trabajo realizado por el equipo de Zapatero, y gracias a él, no vamos a ser intervenidos. Y nos intentaremos reir de Rubalcaba con malos chistes a pesar de que anoche, en el debate, consiguió mostrar a todo el que quisiera verlo que Rajoy no quiere decir lo que piensa hacer a pesar de que Rajoy no dijo nada y a pesar de lo que están haciendo en las Comunidades que gobiernan. Y cuando queramos darnos cuentas caminaremos hacia el fondo, como el anciano de la foto.
No hay peor sordo que el que no quiere oir ni peor ciego que el que no quiere ver.
Y así nos va...

No hay comentarios:

Publicar un comentario