Translate

martes, 19 de agosto de 2008

Los banqueros


Hay días en los que te levantas con la sensación de no poder ir a ningún sitio. He buscado el porqué esta mañana; quizá se trate de un reportaje que vi en la tele, uno sobre hipotecas en el que trataban la desmesurada subida de las mismas en los últimos meses: Una mujer, la del ejemplo, contaba que hace 10 años llegó a España y, ante la imposibilidad de encontrar algo distinto a un piso patera para alquilar a un precio razonable, y vivir dignamente, decidió arriesgarse y comprar uno. La razón era que el alquiler es más caro que la cuota del crédito y que tras 30 años la vivienda le pertenecería. Era pues una persona, como otras muchas, muchísimas, a la cual la coyuntura había obligado a meterse en la cuerda de la "hipotecación" (o "hipotecaje") del alma, que es la peor de las ataduras, bajo la falsedad de la propiedad final del inmueble con esfuerzo controlado, que era el principal argumento de los bancos en la época. La época del "Interés fijo" - "Interés variable". Rememorando, corría el año de Gracia de 1998 y reinaba el Falangista Aznar, de negra estirpe, en su segundo año de maniobras, preludio de los cuatro de dictablanda. ¿Le parecen a usted demasiado fuertes los epítetos? Pues revise la Historia; está en las Hemerotecas. Era el tiempo en el que hablaba Catalán en la intimidad. (¿Se imaginan a Josemari en la mesa. ¡Si us plau, doname la sal, Ana!? No soy capaz de imaginarlo ni siquiera de Josemari. Pero eso es harina de otro costal y lo contaré más adelante, que aún no hay confianza.)


Decía que esta señora empezó pagando una cuota de 1000 € al mes hasta que comenzó la subida del Euribor y todas esas gaitas. Con unos ingresos familiares de unos 1800 €, esto era perfectamente soportable. Le habían concedido el crédito hipotecario y calculado la cuota en función de dichos ingresos y era, dentro de la coyuntura del momento, hasta razonable e, imagino, fue motivo de celebración. Le ofrecerían, tal y como era costumbre u obligación legal en el momento, la alternativa entre el Interés fijo y el Interés variable. Esto es: un sicario de la entidad, con corbata, con ganas de subir peldaños, le describiría el negro el panorama del interés fijo y le pintaría de rosa el del variable y sus beneficios a la baja; todo ello aderezado con el Don y el Doña, la práctica estándar para hacer sentirse persona importante a quien se está timando con el mayor descaro del mundo; vamos, en el mejor estilo de "Los tramposos" (película, donde las haya, de timadores y sinvergüenzas; y de culto para los banquerillos).


Una vez convencida de que esto de las hipotecas es para pensarselo bien, y que lo qué hay que pensar es que uno se podría arrepentir mucho si los intereses bajan y la hipoteca es fija, Doña X decidió aquello de "Igual me toca el cupón" y optó por el Interés variable. No cayó en la cuenta de lo obvio: los bancos solo persiguen una cosa, ganar muchísimo dinero; cuanto más mejor. Cuando uno le pide consejo al sinvergüenza que se sienta en la mesa este, que no está sentado si no parapetado, te va a dar el consejo más beneficioso para su banco. Así subirá en el estatus. Cuando te piden documentos acreditativos de ingresos lo que en realidad examinan no es si tu puedes responder; buscan cuanto te pueden sacar. Siempre dentro de la legalidad vigente y usando información privilegiada; lo cual es un delito en algunos ámbitos estatales, pero no en estos. Otro signo de que eres idóneo para sus turbios manejos es que dejan de tratarte de usted y comienzan el tuteo confidente. Ahí te deshaces, incluso alabas ante los amigos las cualidades humanas del carterista que te ha confiado que en 2 ó 3 años el Euribor bajará hasta el 2'5 %. El sabía que volvería a subir incluso hasta el 5'5 % en 3 años más y que esto, más el IPC, más el resto de zarandajas, te pondría en una situación complicada. Pero calculó tu futuro a través del historial de Hacienda y de la Seguridad Social y consideró que íbais a continuar creciendo. Esto es, calculó que podría mantener vuestro presupuesto de vida en unos 350 € per cápita para los miembros contribuyentes. Y ya se sabe que donde comen dos comen tres. Y que donde comen tres comen cuatro.


A día de hoy, este tipo o esta tipa, él/la que aconsejó a la buena mujer del reportaje, los tipos y tipas como él, serán Jefes de Negociado, o Jefes de Sección. Algunos habrán presentado una Cuenta de resultados realmente magnífica y serán Sub-directores o, incluso, Directores de algo bancario.


Esta mujer, ella y su familia, (que estamos hablando de la Unidad familiar, la Familia cristiana tan defendida por el OPUS, esos canallas con tantos intereses en la banca y en cualquier sitio en el que haya Interés), se ven con el agua al cuello. Las cuotas les han subido en los últimos dos años hasta los 1600 € al mes. Esto significa un 60 %. Siguen con unos ingresos de 1800 €. Viven pues en la pobreza. Tienen que luchar para no perder el dinero que, gota de sudor a gota de sudor, han entregado al Banco que les estafó cuando les forzaba a firmar el interés variable. ¿No son estafadores? En ese Banco, y en todos los Bancos, sabian perfectamente cual era, e iba a ser, la tendencia del Mercado del dinero. Lo sabían porque han estudiado para ello; todos son Economistas de carrera. Salvo la Señora de la limpieza, que es la única Señora que hay en un Banco, todos necesitan esa Licenciatura para trabajar. Si no pueden responder a los pagos de cuotas entrará en vigor la nueva Ley "Anti-morosos" y en Juício sumarísimo, Juício rápido le llaman ahora pero solo es un eufemismo, le quitarán el piso y se las ingeniaran para quedarse con el excedente que se consiga en la subasta. Solo le quedará a la buena Señora denunciar ante los Tribunales el atropello.
Pero para ello deberá contratar, con su nivel de Ingresos Familiares, 1800 € que no dan opción a la Asistencia de Oficio, un Procurador y un Abogado; y realizar la pertinente Provisión de fondos. Eso, teniendo que alquilar un piso; a toda prisa y en las condiciones que sean. Quizá acabe en una habitación, a 300 € al mes, sin contrato y con derecho a limpiar la cocina si quiere hacer la comida en un fogón límpio... Y ahí entraríamos en la mierda de justicia que tenemos en este País. Justicia para los ricos; entorpecimiento, trabas y bloqueos económicos para las justas reclamaciones de los ciudadanos de a pie. Ciudadanos que no tienen ni dinero ni tiempo material para reclamar tanta sinrazón. Y los Gobiernos nos siguen dorando la píldora y hablando del Interés general, que es algo que me pone los pelos de punta pues es una frase-excusa acuñada por los fascistas... Ya hasta Zapatero la ha hecho suya. Y, en virtud de este Interés general, al Pueblo llano le siguen sacando las mantecas mientras los Señores Ministros de la cosa fardan de melenas y fraseos en las largas veladas de la Bodeguilla. Caras blancas que deberían tornar en Bermejas de vergüenza al nombrar a Jimy Hendrix. Cuando estos hombres y mujeres acceden al Ministerio del ramo para, unidos en Asociación de damnificados, reclamar sus Derechos como Seres humanos les responden que pasarán su reclamación al Despacho pertinente. ¿Hay mayor impertinencia? ¿Qué pactó usted, Señor Zapatero, con la Banca de este País? ¿Un acuerdo de "no-agresión? Urgen medidas urgentes. Pero de Protección legal; y de Normativa para los Bancos.


¿Se han fijado ustedes en que el dueño de uno de los bancos más poderosos del mundo se apellida BOTIN? Valga esto como excusa para la reflexión.


Que ustedes lo pasen bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario