Translate

martes, 26 de agosto de 2008

Esquizonoico Agosto


Se marcha este Agosto de 2008.

Como todos los Agostos, andamos estos días en labores de comprobación de fecha, no sea que al calendario le haya dado por atrasarla y se nos pase tan feliz efeméride. Pero nada, el muy ladino continúa en su labor de implacable descuento e, inexorable, se acerca el instante en que las fieles esposas comenzarán la terrible tarea de recoger el apartamento y hacer las maletas. Porque los tíos nos solemos dedicar a eso de leer el periódico y colgar cuadritos o fotos; y lavar el coche, por decir que lavamos algo. Cualquier cosa menos lavarnos los calzoncillos o los trastos de la paella...

Mientras, en el siglo, los unos y los otros andan intentando esconder las culpas bajo las alfombras del reino.

Los de AENA y los de SPANAIR, a vueltas con el MD-82. Y en un asunto tan "jugoso" para un posible escándalo no podía faltar el Mundo. Creía que los amarillistas se habían largado a China a ver si pescaban algo de corrupción con que atacar al gobierno; pero estaban aquí. Ayer reaparecieron en una televisión argentina , en el programa TN, mencionados por un locutor que dejaba ver, insinuaba, que un diálogo que iba a contar podía ser, quizá, a lo mojó, una transcripción de una de las cajas negras del avión y que era posible que se lo hubiese dado el Mundo. Eso u otros datos, porque la cosa que les habían filtrado tampoco quedó clara. Eso sí, no se refirió al rotativo como prestigioso, que es lo que suele apoyar, por protocolo, las informaciones que son realmente veraces.

No quiero, por respeto a los familiares de las víctimas, entrar en este tema ahora. Me revuelve la sangre, eso sí, el cómo unos y otros lo tratan. Los unos, los que investigan, dando plazos cada vez más largos para publicar el resultado de las investigaciones; anteayer ya hablaron de tres años, lo cual supone que, cuando se resuelva, la situación no importará más que a las poco más de cien familias afectadas, que es lo mismo que ha ocurrido con el Yacolev. Y mientras se habrán salvado tres temporadas de verano, alguna poltronilla y subsanado, fallos, reglamentaciones, protocolos de inspección deficientes y, quizá, reflotado una compañía aérea en apuros gordos.

Pero, amparado en los años que llevo en el mundo, que te otorgan cierto grado de intuición fiable, sí sé una cosa; en el mismo instante del accidente alguien se llevó las manos a la cabeza, exclamó ¡Dios mío! y, de forma trágica, recordó que la 1ª Ley de Murphy se cumple siempre; tarde o temprano lo que puede salir mal, sale mal. Es la presión del sistema. Alguien, hace dos días, lo empleó como razonamiento en una entrevista sobre el tema. Bajar a un pasajero del avión puede suponer horas de retraso para todos los demás, pues se pierde la reserva de hora de despegue para dicho vuelo. Y eso supone pago de dietas, e incluso de hotel, para los pasajeros. Con las compañías aéreas en feroz competencia sobre quien vuela más barato, esto es una pérdida enorme. Demasiada presión como para autorizar una revisión completa de un motor con, tan solo, el indicativo del mal funcionamiento de un termopar que en Agosto dice que hace demasiado calor. Mejor se anula el circuito, lo dijo otro vocal de la Cía. en televisión el mismo día de la tragedia, sin preguntarse la razón por la que ha sucedido, que hay prisa, y lo revisamos a la vuelta. Y a otra cosa, mariposa.

Confío en que nos enteraremos de lo que sucedió. No creo que esto vaya a afectar en modo alguno a las compañías. El que tiene miedo a volar lo tiene per se y va a seguir volando; no le queda otro remedio. Los que no lo tenemos, no lo tendremos; continuaremos volando porque hoy por hoy es seguro y económico. Y rápido y tenemos prisa. Pero si no nos comunican las conclusiones verdaderas, si las enmascaran o las cambian, si dilatan una y otra vez el tiempo de respuesta, ¿cómo vamos a creer en lo que nos digan en el futuro? ¿Cómo saber cuando nos están contando mentiras? Algo turbio hay cuando han nombrado un Juez especial para el caso y anda Rubalcaba, Don Alfredo Pérez, día sí Telediario también, parando más balones que Casillas.

Y, mientras tal sucede en el siglo, en Palacio gran ajetreo. La Princesa está triste, ¿qué tendrá la Princesa? Pues nada, que un periodistucho colombiano parece ser que la tomó, en una sala de Prensa de Pekín, en un corrillo de periodistas, en medio de una charla informal, ¡Oh, Dioses!, por una igual. Claro, es para ofenderse. ¿Cómo puede tratarse así a alguien que ha proporcionado, con gran esfuerzo, la seguridad de un nuevo heredero para la Corona de España? Es lógica su indignación, que viene de indigno, toda una Princesa heredera rebajada al papel de periodista. Hay para ofenderse y deprimirse. Y más cuando ha abandonado voluntariamente una prometedora carrera al ser llamada a más altas empresas de entrega y sacrificio en bien del País. A veces se nos olvida que su útero no es cualquier útero, es, nada más y nada menos, la Primera Matriz del Reino. "¿Como de qué medio?. Yo soy Una Princesa" dijo Doña Leticia levantando la muy ofendida nariz. Perdón Alteza, creo que no os ha reconocido porque tenéis desviado el tabique, se sinceró la doncella de confianza. La atribulada Princesa rompió a llorar con gran desconsuelo. El llanto llegó hasta los aposentos del Príncipe Heredero. Eso hay que arreglarlo de inmediato, tronó. Regresamos a Palacio. ¿Y si la prensa dice algo, Alteza?, preguntó el Gran Chambelán. El Médico Real intervino entonces: Les diremos que se trata de una Septorrinoplastia, que es para corregir el tabique. El pueblo llano siempre se hace un lío con los términos médicos.

Y dicho y hecho; la Principesca comitiva montó en las carrozas y se dirigió rauda a Palacio para subsanar el tremendo problema de Estado que acababa de producirse. Una resolución digna de una Monarquía tan Joven, Ágil y Fuerte como la que tenemos...

Cuando leo episodios como este, me duelen las canas de Don Juan Carlos. Deben asaltarle muchas dudas en este momento sobre que determinación tomar. Hace muchos años tomó la única posible. Fue el consenso: devolver el voto y la Democracia a este país. Retirar la bota del cuello de los españoles, una bota secular de la que su abuelo había sido co-propietario. A cambio, el pueblo español volvería a encargarse de la alimentación y el bienestar de la Familia. Le movían entonces la conciencia y la responsabilidad histórica. Hoy creo que le vuelve a suceder lo mismo. La disyuntiva es gorda, dejar que herede su hijo el Trono con la posibilidad de que ciertas frivolidades regresen a la Zarzuela o devolver la Soberanía al Pueblo español. A fin de cuentas, esta opción debería ser la históricamente idónea puesto que fue a través de una guerra montada para el retorno de los Borbones tras el aniquilamiento, tanto físico como anímico, de sus enemigos, y apoyada tácitamente por Don Alfonso XIII, que regresaron a Palacio. Imagino que cuando ve cuán lejos quedan del sentir de su Real Prole aquellas románticas escapadas en las que los Reyes y Princesas acudían a los saraos para mezclarse con sus súbditos sin ser reconocidos, me da por pensar que debe sentir la tentación de abdicar en el Pueblo. Ya no se trata de travesuras infantiles ni de locuras de juventud; es más serio. Uno frisa los cuarenta y la otra se acerca a ellos a toda velocidad. Espero que Doña Sofía le haya leído la cartilla a la Sra. Ortiz de Borbón con toda dureza. Esas estupideces no puede cometerlas una futura Reina. Quizá una de las de La Belleza; y ni esas lo hacen.

Y, del Profesor Neira la semana próxima. Que tiene tela el caso, Doña Esperanza.

Que ustedes lo pasen bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario