Translate

jueves, 19 de junio de 2008

Termina la semana, Señora Aguirre.



Sí Señor, termina la semana.


Una semana más hemos sobrevivido a nuestros políticos y sus ocurrencias. Eso sí, por lo que hablo con los amigos, bastante cabreados.


Sobre todo por el aire chulesco de Esperanza Aguirre. Parece una pandillera cobarde y abusona; mascando chicle con la boca abierta (sí, Doña Esperanza, con la boca abierta, como esos chulos de baja estofa que salen en las peores películas americanas), mientras acosa a una enfermera, o Auxiliar de clínica, o celadora, o limpiadora, tras las grandes espaldas de sus guarda-idem. Si usted se me pone así, en esa actitud, señora Aguirre; me costaría mucho eesfurezo no apartarla de un Soberano empujón. Creo que ni siquiera consideraría la posible paliza que me podrían proporcionar sus gorilas. Porque sus gorilas pegan, ¿verdad, Señora Aguirre?


La única que paga apoyos aquí es usted, Señora Aguirre. Es la única que necesita hacerlo. Huele tan a podrido lo que usted hace que no puede obtenerlos de otra forma. Y lo digo con la certeza de que ustedes son muy pocos y que en el país en el que vivo no puede haber tanto depravado que la apoye.


¿Hablamos de la "Ciudad de la luz" de Guadalajara? ¿No se le cae la cara de vergüenza? No, no se le cae. Ni a usted ni al Conde de Murillo; ni a su familia. No parecen tenerla. No parecen saber lo que es la Vergüenza. Ni la decencia. Cada vez que usted abre la boca, Señora Aguirre, los ciudadanos tememos perder un derecho pagado con nuestro sudor y los suyos ingresan un montón de millones en sus cuentas. Y usted sabe que es así. Está destrozando la Sanidad pública, la Enseñanza pública, el Monte público, el Transporte público. Están pasando, con la capacidad de legislar que tiene, los Ingresos públicos a sus cuentas privadas. Todo muy legal, eso sí, porque las condiciones las ponen ustedes mismos...


¿Que usted se ha opuesto a las reclamaciones contra el matrimonio homosexual? ¡Venga ya!Usted ha dicho públicamente que se oponía a las acciones contra el Constitucional mientras sus perros agitaban a la Catolisquería para que llevase a cabo las acciones. ¿O es que pretende usted pasar ante mí y mis amigos por demócrata? Si usted le reza todas las noches a San Dollar. O a San Jose Antonio. O a San Adolf Hitler, mártir de la causa. Y su libro de cabecera debe ser el compendio de manipulación de masas "Principios de propaganda" escrito por J. Goebles. Recuerdo que se me puso la carne de gallina cuando le oí proclamar en unas declaraciones sobre el 11-M, que:


"Una mentira repetida mil veces acaba convirtiéndose en verdad"


la frase favorita de Herr Joseph, el cual gustaba de repetirla para referirse a las supuestas mentiras que los judíos contaban de él. Hasta me es fácil aplicarle la semblanza que, en Wikipedia, hacen del artista de la comunicación del III Raich:


"Poseía una personalidad basada en el cinismo, impulsiva y dominante, abiertamente manipuladora e incisiva, gustaba del protagonismo y era poseedor de un carácter muy temperamental"


¿Como es posible llegar en la vida a tal dislate como persona? ¿Como puede usted dormir tranquila contemplando como el can Cervero engulle sus pocos restos de humanidad? Si es que alguna vez tuvo usted alguna, que lo dudo... Usted está descrita en el Apocalipsis. Es una de esas ánimas que acabarán en el infierno sin posibilidad de expiación, tan grandes son sus pecados.


Si tuviese que calificarla, solo un epíteto encontraría facilmente el que le hiciere justicia: FARISEA. Esa es su secta, tal cual la describen sus acciones. ¿Cuanto hace que no se confiesa? Pero no hablo de que se confiese la Marquesa ante el Arzobispo, no. Hablo de que acuda a un confesionario en una parroquia perdida por los barrios pobres de Madrid, de incognito, de riguroso incógnito, y se acerque, tras esperar turno, a uno de esos sacerdotes acostumbrados a confesar a los trabajadores. Pero sería una carga demasiado grande para el curita. No hay penitencia posible para lo que está usted haciendo. Tan solo la condenación eterna.


Y si no me cree, pregúntele directamente a Dios, Doña Esperanza. O pregúnteselo a sí misma. Se me olvidaba que pienso que usted no cree en Dios, ¿verdad?. Es solo uno más de sus instrumentos. Y si me confiesa su fe, diré que es Lucania. Por lo menos de vocación.


El cristianismo es otra cosa. Ustedes solo son los herederos de la Secta que crucificó a Jesús. Y consiguieron el poder que tienen a base de sembrar el terror y la muerte. Sangre y gritos de siglos de dominación que no consiguen despertar sus conciencias. Inquisición.


No, Señora Aguirre, no. Su camino solo conduce a la Condenación eterna. Pero a usted poco le importa eso, ¿verdad?. Si no, no haría lo que está haciendo. ¿Liberalismo? No. Pseudonazismo enmascarado. Avaricia. Camisas negras y demagogia. Y un cielo gris de mentiras sobre Madrid. Pobre patria mía.


Quizá un día se marche usted, esteril, y vuelva a lucir el sol en esta tierra. Mientras continúe por aquí el peligro de que continíue utilizando su inteligencia para engañar a los más débiles es demasiado alto y le continuarán votando, me temo.


Y así nos va...

No hay comentarios:

Publicar un comentario